El punto de vista importa -Parte 2-

Ahora que habéis hecho el calentamiento podemos ir un poco más rápido y mancharnos de barro sin preocupaciones. Tal y como os contaba en la parte 1, un sistema de referencia lo inventamos simplemente para poder medir los sucesos respecto a algo. Ya aprendimos a aplicar este concepto al tiempo así que le ha llegado la hora al espacio.

Estamos tan acostumbrados a la idea de “espacio” que no solemos recapacitar en ella pero vamos a hacerlo por un momento. El concepto más básico que podemos tener de él es que es el lugar en el que estamos y/o podemos estar y esa idea es más que suficiente. Nosotros vivimos en un espacio tridimensional así que como diría Jack el Destripador, vamos por partes. Primero tenemos que aclarar el significado de “dimensión”.

A diferencia de la línea temporal en esta sí podemos movernos en ambos sentidos

A diferencia de la línea temporal en esta sí podemos movernos en ambos sentidos

Una dimensión es básicamente una medida como la distancia a un punto, un ángulo, etc. Es habitual trabajar con direcciones siendo una dirección una recta en la que podemos estar. En otras palabras, se trata de una recta sobre la que podríamos caminar. Al igual que con la línea del tiempo la dividimos en segmentos iguales de tamaño arbitrario, por ejemplo en metros. Por último a un punto le damos el honor de considerarlo origen. ¿Fácil, no? Quizás demasiado. Diría que si el mundo tan solo tuviera una dimensión espacial sería muy aburrido ya que solo podríamos ir hacia adelante o atrás en esa dirección, pero tranquilos que afortunadamente tiene 3.

Pudiendo usar las 3 dimensiones ya podemos ir a cualquier punto que queramos.

Notad que dirección y sentido son diferentes. La dirección es la recta y el sentido es a cual de sus extremos nos dirigimos.

En un golpe de ingenio decidimos que ya que hemos nombrado un punto como origen para una de las dimensiones también lo usaremos para las demás. Además hemos aclarado que una dimensión es una dirección en la que puedes moverte así que solo nos queda añadir las 2 rectas que representan dichas direcciones.

Una vez tenemos las 3 posibles direcciones a nuestro servicio, ya podemos ir a cualquier punto del espacio que deseemos, al menos matemáticamente hablando. Me temo que para ir a las Fiyi necesitarás algo más que saber todo esto.

Finalmente podemos hablar de lo que hace tan interesante a los sistemas de referencia espacial. ¡Se pueden mover! Por ejemplo, si colocamos un sistema en nosotros mismos y echamos a andar nos estaremos llevando el sistema de referencia con nosotros. Esto que así en frío no parece algo espectacular resulta que tiene unas consecuencias sorprendentes.

Según Einstein ambas personas medirán que la luz se acerca a ellos a la misma velocidad independiente de su propia velocidad.

Aquí donde lo veis fue la principal causa que dio origen a la teoría de la relatividad especial de Einstein y a la fusión del espacio y el tiempo dando lugar al espacio-tiempo.

Y ahora que estamos en el punto álgido de la entrada ha llegado el momento de cortar y dejar paso a la parte 3. No me culpéis a mí, aprendí esto de Juego de Tronos.

 

 

Para estar al día de cuando se sube nuevo contenido al blog sígueme en Twitter como @TryPhysics

https://twitter.com/TryPhysics

 

Esta entrada fue publicada en Física y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *